community-manager-magazine-forbes-top-socialmedia

Mas allá de nuestras fronteras se crea, inventa y generan muchas de las directrices a seguir en nuestro trabajo diario. ¿Qué mejor que estar informado de primera mano?

Seguir o hacer listas tienen numerosas ventajas, compartir “Contenido Extreme” con tus compañeros y/o seguidores es una de ellas. El contenido que comparten estos profesionales está filtrado, es decir, ellos lo han creado o lo han curado, por lo que tienes bases para pensar que el contenido es de calidad. Además estaremos al tanto de lo que se cuece en las “Grandes Esferas”.

Lista en Twitter para que te suscribas o los sigas directamente.

Pincha para conocer a los miembros de la lista.

forbes_top

Lista de Forbes con 50 Influencias en Social Media

Fuente Original: Who Are The Top 50 Social Media Power Influencers?  por Haydn Shaughnessy  @haydn1701 www.forbes.com

 

  1.  Chris Brogan @chrisbrogan 
  2. Ann Handley @marketingprofs.
  3. Guy Kawasaki @guykawasaki
  4. Gary Vaynerchuk @garyvee
  5. Scott Stratten @unmarketing
  6. Robert Scoble @scobleizer
  7. Glen Gilmore @glengilmore
  8. Liz Strauss @lizstrauss,
  9. Jason Falls @jasonfalls
  10. Mari Smith @marismith
  11. Scott Monty @scottmonty
  12. Renee Blodgett @magicsaucemedia
  13. Pam Moore @pammktgnut
  14. Jeff Bullas @jeffbullas
  15. Paul Barron @paulbarron
  16. Ted Coine @tedcoine
  17. Brian Solis @briansolis
  18. Chris Voss @chrisvoss
  19. Eve Mayer Orsburn @linkedinqueen
  20. SusanCooper @buzzedition
  21. Lori Ruff @loriruff
  22. Jay Oatway @jayoatway
  23. Jeremiah Owyang @jowyang
  24. Kim Garst @kimgarst
  25. Mike O’Neil @mikeoneilrocks
  26. Lori Taylor @lorirtaylor
  27. Steve Farnsworth @steveology
  28. Neal Schaffer @nealschaffer,
  29. Viveka Von Rosen @linkedinexpert
  30. Jason Yormark @jasonyormark
  31. Marsha Collier @MarshaCollier
  32. Wendi Moore @wendimooreagncy
  33. Chris Abraham @chrisabraham
  34. Yacine Baroudi@YacineBaroudi
  35. Mark Davidson @markdavidson
  36. Michele Smorgon @maxoz
  37. Jeff Jarvis @jeffjarvis
  38. Steve Rubel @steverubel
  39. Shelley Kramer @shellykramer
  40. Christopher Penn @cspenn
  41. Diane Rayfield @dianerayfield
  42. Kristi Hines @kikolani
  43. Vicki Flaugher @smartwoman
  44. Maz Nadjm @mazi
  45. Amy Porterfield @amyporterfield
  46. David Meerman Scott @dmscott
  47. Laurel Papworth @silkcharm
  48. Mark Schaefer @markwschaefer
  49. Dede Watson @dede_watson
  50. Amber Naslund @ambercadabra

¡Existen muchas formas de traducir, interactuar y aprender aunque no se domine el idioma! ;)

1406463_19904628

Diariamente llevamos a cabo infinidad de actividades en Internet. El uso que le damos a la Red es ilimitado: desde buscar una receta de cocina o el prospecto de un medicamento hasta barbaridades varias como saber quién fuiste en otra vida (¡¿?!)

Bueno, al fin y al cabo es cosa nuestra, o tal vez no…  El concepto de PreCrimen, expuesto en la película Minority Report podría estar más cerca de lo que pensamos; ¿Nos pueden detener en un aeropuerto por un tuit? ¿Pueden arrasar nuestra casa los SWAT  por una actualización en Facebook? La respuesta es:  Sí.

La noche temática - Términos y condiciones de uso

La noche temática – Términos y condiciones de uso

(Imprescindible: del minuto 30 al 35, del 47 al 54  y del 1:11 al 1:17)

“Lo mas seguro es actuar bajo la premisa de que nada es privado, nada que haya sido digitalizado es privado, y eso es aterrador” (Moby)

¿Se tiene que enterar tu jefe o tu familia de que tipo de búsquedas realizas en Internet? Pues pueden hacerlo; además de la forma más sencilla: simplemente abriendo tu navegador, gracias a la publicidad “personalizada”.

Yo no fui consciente de la “gravedad” del asunto hasta hace poco.  Normalmente no le hago mucho caso a la publicidad; nuestra visión internauta ya está habituada a esquivar y descartar mentalmente los anuncios, pero me llamó la atención un anuncio de flores para todo tipo de ocasiones que se repetía en varias webs que visitaba. ¿Flores? ¿Por qué me venden flores? Normalmente me venden dominios, plantillas para WordPress, cursos de marketing… pero ¿arreglos florales? Cuando me di cuenta solo pude pensar en voz alta “serán … “

Por esa fecha tenía un familiar muy grave en el hospital y me estaban vendiendo flores… Seguramente porque me pasé más de un mes buscando información sobre el coma. No era una broma de mal gusto, no era una ridícula coincidencia, no, eran las cookies (ficheros que guardan tus preferencias de navegación, para optimizarla); fue borrarlas y desaparecer los anuncios.

Otro ejemplo bastante claro es cuando accedes al ordenador de otra persona. Puede suceder que encuentres lo que estás buscando y tod@s l@s chic@s disponibles alrededor, “Solter@s en tu ciudad”. Levantas la mirada ves a tu amig@ rascándose la cabeza, ajen@ a que su privacidad acaba de ser vulnerada. Los servicios de entretenimiento para adultos, juego online, incluso los buscadores de vuelos baratos, eran los reyes de las cookies; ahora todo es susceptible de invadir nuestro espacio con publicidad “personalizada”.

¿Por qué “personalizada” entre comillas? Como veréis en el reportaje La noche temática – Términos y condiciones de uso, aparece un chico que fue localizado por su historial de búsqueda que abarcaba entre otros términos: “accidentes de coche” y “decapitados” . No es de extrañar que se pensara que el tipo en cuestión era un criminal, y no era más que un joven padre de familia que trabajaba como  guionista en la serie Cold Case (Caso Abierto).

¿Es justo que sin yo quererlo tenga que vulnerar la privacidad de los demás? ¿Es de recibo que si estás pasando por un mal momento te lo recuerden con  flores? Y más allá de eso:

¿Puede un ciudadano ser discriminado por su historial de búsqueda o por la publicidad “personalizada” que, en determinado momento, pueda ser vista por quién no debe?

Ya no estamos hablando sólo de la información que voluntariamente introducimos en las redes sociales, sino todo lo que hacemos en la Red. Existen grandes compañías que compran nuestros datos a distintas redes sociales o servicios gratuitos a los que se los regalamos, o lo que es lo mismo, determinadas redes sociales facilitan nuestros datos a grandes empresas.

Objetivamente no podemos hacer nada:  esa información está ahí, para quién y cuándo la quieran encontrar. Sin embargo, tenemos un poder mayor: no ser jueces de las actividades de los demás.  Todos usamos la Red de una forma u otra bajo nuestra responsabilidad, es nuestro derecho, nuestra privacidad y en un momento dado nuestro instinto,  ¿no tenemos derecho a ello?

¿Nos gustaría que alguien nos juzgara por lo que soñamos? ¿Por lo que pensamos?

La única forma de luchar ante la falta de intimidad propia y ajena es salir de los límites de la falsa moralidad, que la gente haga lo que le parezca bien, porque, incluso en el extrarradio de la legalidad, nosotros no somos los encargados de los “ajusticiamientos” (que no justicia) de los demás, y tenemos el 99.9% de probabilidades de equivocarnos.

Probablemente este tema sea motivo de disputas muy graves en un futuro bastante cercano. Básicamente porque la libertad de expresión y la opresión de la libertad tiran hacia lados opuestos con la misma fuerza, aunque parezca mentira.

¿Todos tenemos el mismo derecho a la privacidad?  Julian Assange (programador, periodista, hacker y activista de Internet australiano, editor y portavoz del sitio web WikiLeaks.“) se encuentra asilado en la embajada de Ecuador en Londres, desde 2012, acusado entre otras cosas de “deslealtad”, enfrentándose a serias consecuencias, por hacer pública la intimidad de “los que no debía”. La cuestión es: ¿Quién decide quiénes son los “no debidos”?

Embajada de Ecuador en Londres, 16 de Agosto de 2012- Fuente: Wikipedia

Embajada de Ecuador en Londres, 16 de Agosto de 2012- Fuente: Wikipedia

 

PRESUNTAMENTE ;)

community-manager-opiniones-exclusividad-profesional

Los clientes seleccionan a los profesionales, los profesionales podemos y debemos seleccionar a nuestros clientes. Esto, puede ser la clave para desarrollar proyectos de calidad y explotar al máximo nuestras propias posibilidades. A largo plazo es la única forma de crecer y diferenciarnos.

El cliente puede tener una idea  que, según él, esté redondeada al 100%, y sin embargo, tú veas que no llega al 20%, que esa idea puede dar mucho mas de si y de un 6 ser un 9. Si el cliente no te da campo para actuar, a veces es mejor no aceptar el trabajo. Un cliente que “sabe lo que quiere” la mayoría de las veces, no es una buena noticia si nuestra intención es destacar como profesionales.

¿Por qué? Muy sencillo, a nadie le interesa tener trabajos mediocres en su portfolio. Si te cortan las alas como creativo y no te dejan llegar hasta donde podrías, ya es un trabajo mediocre. No te puedes sentir orgullos@ de él.

La cuestión aquí es que no estamos para ponernos susceptibles y hacer gala de nuestra histeria creativa; necesitamos trabajar. Esto nos lleva a tener que aceptar todo tipo de proyectos (dentro de unos límites). No debemos tener miedo a ser exclusivos, a no querer trabajar para cualquiera y con cualquier proyecto. Y esto no es una cuestión económica, sino de libertad.

Es imposible trabajar con clientes que ponen a juicio cada una de tus decisiones, que valoran tus ideas desde el punto de vista de su sector, que será cualquiera menos el tuyo. Esto nos lleva a la triste situación de hacer dos grupos, el tuyo, el que se asocia contigo y tu saber hacer, y el “otro”, el que  probablemente  te dé para vivir. ¿Proyectos de primera y segunda categoría? ¿Por qué no? Tu cliente cuida su imagen, ¿no? ¡Pues nosotr@s también!

¡Alarma, peligro de incendio!

Esas lucecillas rojas que se encienden en tu mente cuando estás hablando con un cliente sobre su proyecto, las que te dicen que va a ser un “disgusto anunciado”, no para el cliente, sino para ti como profesional.

SEO

Antes que nada, hay que partir de que Google o cualquier motor de búsqueda es más listo que nosotros, no hay manera de engañarlo, o por lo menos no por mucho tiempo. El propio motor o sus Jumanji-Aliados te harán la vida imposible. Personalmente soy muy respetuosa con estos temas, porque he visto a verdaderos profesionales haciendo SEO, y no basta con meter las palabrejas que yo considero, tienes que hacer infinidad de estudios de qué es lo que se busca, cómo se busca, dónde, en qué fecha… y estar en equlibrio tan frágil que se te puede venir abajo de un momento a otro (como la Bolsa). Yo personalmente me niego a trabajar así, prefiero un posicionamiento natural, trabajando redes sociales y/u otros campos mucho menos volátiles y mas divertidos.

 RRSS 

La famosa Ley de Pareto del 80/20 mencionada por profesionales de la talla de Inma Jiménez.

“Respecto a cuándo la autopromoción deja de ser promoción para convertirse en spam, podríamos decir que lo óptimo es incluir en la promoción en nuestros canales sociales siguiendo la ley de Pareto, es decir, 80-20, lo que quiere decir que del cien por ciento de nuestro contenido compartido, sólo el 20% debe ser material que hable sobre nosotros. Todo lo que pase de ese porcentaje ya se considera spam”.  En Social Media la virtud está en el medio 

No puedes tener las redes sociales de tu marca/empresa cargada de tu propio contenido, porque cansas. Eso no quiere decir que no generes contenido, ni que no lo difundas en tus canales, pero no puedes ser el “yo,yo”. Tus redes sociales de ninguna manera pueden ser una mini web donde lo único que se exponga sea tu producto. Hay que diferenciar entre: web, blog, redes sociales (cada una es distinta), newsletters, relación con los medios, etc.

 MARKETING 

El falso y carca pensamiento de que seguimos en la época de  – “noc, noc, ¿quién es? – Le traigo la última edición de la enciclopedia…” es desastroso. Tenemos que crear o bien satisfacer las necesidades ya existentes de los clientes, no llegarles a la puerta a quererles vender por narices lo que nosotros vendemos. Sí, aunque nos duela, los llamados Productos Peso Muerto (Dogs) hay que tirarlos por la borda, antes de que nos hundan el barco y se nos ahoguen las Vacas Lecheras. Vende lo que quieran comprar, no impongas tu criterio o producto, adáptate al mercado, o si puedes innova (cosa que se dice pronto, pero que no es tan sencillo fuera de tu pueblo)

 CONCEPTO DE CALIDAD 

Este es un tema muy peliagudo, aunque la calidad se puede medir de forma objetiva en ciertos productos, hay otros en que no es posible. Sobre todo cuando hablamos de servicios. Un ejemplo muy claro es el Sector Turístico; en la facultad lo primero que nos dicen es qué es un sector multidisciplinar y su análisis está basado en la experiencia. Ese día llegas a casa pensando “pero yo no quería ser guía/directora de hotel/etc.., ¿Qué me estás contando” Pues basta un mes para darte cuenta de que la propia multidisciplinariedad y la subjetividad de la experiencia del cliente es lo que hacen apasionante la carrera. Esto nos enseña que la calidad no es un aspecto cuantificable de forma aislada, ni siquiera en un producto manufacturado, porque la experiencia del usuario, el servicio postventa,  y otra serie de factores inciden en la calidad. No basta con decir “mi producto/servicio es el mejor” hay que demostrarlo, y como decía un buen maestro “Nosotros tenemos que ser los interesantes”.

 DISEÑO 

Admitámoslo, hay gente que no tiene gusto por la estética, no ven más de siete colores, y no combinan. Yo tengo que admitir que soy una obsesiva-compulsiva de las líneas estéticas, más o menos acertadas, pero concordantes. Colores, fuentes, forma de expresión, imágenes, etc… todo esto trasmite, habla de tu cliente y de ti como profesional.  Cuando salimos al extranjero, si nos sentamos a observar veremos que cada ciudad tiene una imagen en conjunto, no sólo por su arquitectura, sino por la gente y su forma de vida. Si estás en determinado barrio de Berlín, verás un concepto distinto a si estás en Roma o en un pueblo de Suiza. La gente, su forma de vestir, es algo que va mas allá de la moda, es un concepto estético-cultural que dan personalidad y autenticidad a esa ciudad. Aplicar esto al diseño de la imagen corporativa, web, etc, para mi es fundamental.


Todos estos ingredientes forman parte de la misma receta, la diferencia la hace la mano del chef, y aunque mi madre haga la mejor paella del mundo, tengo que asumir que si Arzak coge los mismos ingredientes hará una “paella Michelin”. ¿Por qué? ¡Ah! Por que es él y no otro.

Si eres un cliente, déjate aconsejar por los especialistas, dales su espacio y escucha sus propuestas, confía en su experiencia y participa activamente en lo que puede ser un gran proyecto: dos cabezas piensan más que una.

 

 ¡Confesión! 

ConfesionesYo era una clienta incordiosa, cuando iba a la peluquería llegaba con la foto de turno y le decía “ponme así”. Obviamente la peluquera es la experta, puede que sea imposible que te pongan así, y si es posible tendrás que confiar en lo que hace la profesional. No puedes estar con un ojo al “Hola” y otro a las mechas, cuestionando “ponme más decolorante” “que las mechas estén juntitas” “ que no se te pase la mano” “que…” ¡que paliza! Lo único que conseguimos así es salir con la cabeza naranja y tener que usar un sombrero una semana para ir al Mercadona en lo que te pueden arreglar el estropicio sin que te quedes calva. Además de que tendrás que ir a otra pelu, y ahí si que te vas a tener que estar calladita o vuelves a salir como una zanahoria. Y si, ¡me ha pasado! Por eso ya llevo 5 años con la misma peluquería, llego, me siento, cotilleo lo justo y me quedo callada, hasta que salgo con una melena de anuncio.

community_manager_seo_garbeo

No es un misterio que estoy todo el santo día metida en Internet: redes sociales, grupos, blogs… Viendo y leyendo panoramas muy diferentes entre sí. A veces me da la impresión que en el mundo del Social Media existen sectores diferenciados (made in Facebook&Company)

Tres ideas para situarnos:

  • Evaluar en qué escala profesional (de conocimientos y experiencia) estamos. Qué se hacer, qué no, en que me tengo que formar, qué se me da bien, qué se me da regular y encima no me gusta…
  • Que no nos dé el patatús después de la evaluación. La realidad, es la que es hoy, en este momento, mañana será otra cosa, pero hoy contamos con lo que contamos.
  • Ofrecer y buscar apoyo entre los compañeros de batalla diaria. Este es el punto más delicado. Se requiere  inteligencia emocional, generosidad, confianza y valor. Además de que conlleva una gran responsabilidad al vincularte con el trabajo de otra persona.

A veces  tenemos un futuro incierto ante nosotros. Recorremos las redes, sintiendo que algo anda mal. Algo se nos escapa…  ¿Será que se está hundiendo el Social Media? ¿Quizá los Community Managers vamos a ser desterrados de un momento a otro por el departamento de Marketing “Mega-Mix”?

La realidad es que no todas las empresas cuentan con Departamento Mega-Mix. También existen las pequeñas y medianas empresas. Sí, lo reconozco, yo  quiero ser la CM de Bon Jovi, más claro el agua, pero el puesto está pillado (aarrggg!!). Bueno, pues nada, quizá pueda ser la Community Manager de la veterinaria de mi mascota, de la peluquería de enfrente de mi casa, del hotel donde trabaja mi amiga…

Y esto, bajo mi punto de vista, no sólo se consigue vía online; además  tienes que coger tu ordenador, tus argumentos y hablar con las empresas directamente, adaptarte a su economía y salir con una Fanpage debajo del brazo, por lo menos.

Sinceramente  yo prefiero darme una garbeo por la ciudad para hablar con las empresas que tirarme una semana haciendo cuentas para que me cuadre el SEO en un post para que Google lo ponga en primera fila, para que a alguien se le ocurra usar el buscador y para que después de todo eso llegue un pingüino, un oso panda, o Jumanji al completo y me tiren el chiringuito.

Hay que moverse offline y dinamizar online. Crear comunidades de aprendizaje, de intercambio de labores, hay que ser realistas, las cosas están mal, no somos nosotros, es la realidad económica, y la única forma que yo veo de intentar salir adelante es apoyarnos y sacarnos adelante entre todos.

El rapiñerío de conocimientos, la competencia voraz así como la falta de humildad para solicitar apoyo,  son síntomas absolutos de mediocridad profesional. Si sabemos, podemos y queremos ¿qué nos lo impide? Objetivamente nada. No podemos ser Lex Luthor y dominar el planeta de los Community Managers o Social Media Managers. Ojalá, porque eso significaría que no daríamos abasto y al final siempre acabaríamos echando mano de los demás. ;)

 

community_manager_motivacion

La motivación ejerce un gran poder sobre los Community Managers. Al igual que ocurre con otras profesiones y facetas de la vida, estar motivado es clave, no sólo para lograr el éxito sino para ser feliz con lo que uno hace. Esta profesión es casi de 24 horas, ya que es muy difícil desconectar de lo que hacemos; siempre se nos están ocurriendo cosas nuevas, no nos alcanzan las horas para crear, leer los artículos de los compañeros, aprender… y claro, trabajar.

La diferencia entre trabajar motivado y no hacerlo es abismal. La motivación, la “causa del movimiento”, es la fugaz sensación que tienes por la mañana al despertarte de nuevo a tu vida y ser consciente de quién eres y qué haces. Realizar un trabajo que no te satisface es una de las peores situaciones emocionales que puede vivir una persona.

En mi opinión, la perfecta motivación para los Community Managers es una combinación de tres factores indispensables:

1.- Participación de la empresa o cliente para el que trabajas:

El entusiasmo y el feedback que te puede transmitir tu cliente por su proyecto es inigualable, es algo que a mí personalmente me motiva muchísimo. Da igual que te haga una lista de lo que no le gusta o de lo que sí le gusta con respecto a lo que haces, el caso es que se involucre, que exista una comunicación y un intercambio de ideas. Esto es fundamental, ya que conocer los objetivos de tu cliente te ayudará a alcanzarlos.

2.- Usuarios contentos y activos:

Gestionar una comunidad activa, que participa y te plantea nuevos retos es muy emocionante. No hay nada mejor que saber que a los usuarios les gusta lo que realizas, o lo que realiza la marca. Analizar qué funciona y qué no, es un incentivo muy poderoso ya que se basa en tener contento al usuario, estar al tanto de lo que demanda y ofrecérselo con un extra de valor añadido.

3.- Reconocimiento de otros profesionales:

Una “palmadita en el hombro” de un colega de profesión, en especial si es alguien al que admiras, es un subidón tremendo. Al igual que una “llamada de atención” ya que demuestra en ambos casos un interés por lo que estás realizando y eso para mí ¡no tiene precio!

Muchas veces un trabajo significa algo más, la oportunidad de reinventarte, de aprender e incluso de vivir. ¿Entendemos realmente qué significa esto? ¡Vamos a pensar que sí!

motivacion_confesionescm_info

 

(Colaboración para TechPuntoCero)