community-manager-opiniones-deshumanizacion-medios-comunicacion

“En la guerra y en el amor todo vale”. Esa era la valiente excusa que se esgrimía para hacer o decir lo que  nos diera la gana. Ahora, además de la guerra y el amor, podemos agregar todo lo que se nos pase por la cabeza…. Ni códigos, ni moral, ni conciencia. Ni siquiera auto censura en pos de la libertad de expresión, aunque con mi libertad sin conciencia, pueda lastimar a sectores vulnerables. ¿Somos realmente conscientes de las repercusiones que pueden tener las opiniones que vertemos en Redes Sociales, para bien o para mal?

Recientemente leí a un par de profesionales del medio que coincidían en cuanto a su opinión sobre el uso “desmedido” de Frases Positivas en Redes Sociales, haciendo alusión a unas cuantas teorías psicológicas que explican que compartir ese tipo de frases no es más que un autoengaño para soportar la vida insatisfactoria que tenemos, poniendo como ejemplo alguna frase de Steve Jobs para casos “desesperados” ,” Recomendado para los que han tenido una soga en la mano o han acercado la cabeza al horno”

Al leer esto, me asaltaron ciertas dudas, pero no hay duda que sea mayor que la fuerza del sentido común y la lógica  ¿No somos constantemente bombardeados por los medios de comunicación con mensajes atroces, noticias, sucesos…?  Cuando era una niña no podía ver la película “Tiburón” sin cerrar los ojos en las escenas escabrosas. ¿Cuántos niños han visto los anuncios de The Walking Dead?

Estamos tan acostumbrados a la violencia y a la maldad que lo que realmente nos molesta o nos distrae es todo lo contrario. Podemos estar zapeando o navegando por la Red, recibiendo estímulos visuales  casi sin percatarnos de ello: imágenes de zombis, miembros amputados, sangre, guerras y horrores varios, incluso provocaciones sexuales y nuestro cerebro no se dispara, pero vemos un Be Happy!  y automáticamente pensamos  en un ataque.

Un ataque a nuestros valores de Prepotencia Innatos:

  • Me juzgan: Asumen que no soy feliz.
  • Me ordenan: Me dicen qué hacer o pensar.
  • Me chulean: Su actitud pseudo-positiva.

Respeto plenamente a quién le moleste, pero hago especial hincapié en que es esto lo que molesta y quizá no otras cosas; es eso lo que nos hace saltar. Y es realmente preocupante y desalentador.

Para los cosmopolitas occidentales es muy sencillo apagar la tele, el ordenador, irse de cañas con los colegas y de vez en cuando mirar el feed y criticar “mira, otro con sus frases de resistencia”, soltar el móvil y seguir con su caña y sus risas. Disculpen ustedes. El Mundo no es eso; detrás de ese feed puede haber una persona enferma, deprimida, haber perdido las piernas o estar luchando contra un cáncer. Por no hablar de que puede ser un mensaje que esté leyendo, por ejemplo, algún “Niño de la Calle” de la Ciudad de México que ha llegado por algún motivo a un ordenador, y entre escupir fuego e inhalar pegamento recuerde esa frase, que quizá no cambie su vida pero tampoco ayude a hundirla más en la miseria.

“El más terrible de los sentimientos es el sentimiento de tener la esperanza perdida”

Federico García Lorca

Nos hemos vuelto  egoístas, vanos y materialistas. Nos molesta todo; lo malo por ser malo, lo bueno por ser bueno. Queremos imponer nuestro criterio e ideología y lo que no se adapta lo criticamos. No permitimos a los demás que tengan su oportunidad; rechazamos el cambio por miedo a ser desplazados; esa ha sido siempre la consigna del ser humano a lo largo de la historia. La tremenda cuestión es que esta inmundicia está llegando a los medios, y no de manos de los profanos, si no de los especialistas, que es lo más terrorífico.

Hay otros caminos en Redes Sociales y, aunque a algunos les chirríe, en Social Media que se alejan diametralmente del Mensaje del Mercado para alcanzar el Mensaje de la Sociedad Global. El mensaje dónde cabemos todos, dónde antes de hablar se piensa si se va a herir a alguien o si se va a faltar el respeto a los demás.

En este Mundo contamos TOD@S.