Motivación

Lo que viene a continuación es una OPINIÓN PERSONAL.  :)

Todos los días, en las  redes sociales  veo un inmenso talento, ilusión ,ganas de salir adelante, creatividad, sentido del humor, altruismo, compromiso, entrega , esfuerzo, trabajo, ganas de aprender, ganas de enseñar,  compartir y….   miedo.

Sí, veo miedo, un miedo tremendo. Y no hay que tener miedo.

La creación de una marca personal se basa prácticamente en los mismos estándares de rigidez que  los de una empresa… no te da juego. Está muy bien de cara a posicionarnos el  tener nuestra marca impoluta, pero no es práctico ni divertido. No tenemos libertad.

Hay que experimentar, probar, meter la pata, cargarnos la reputación, recuperarla,  y “locura” y media más que se nos ocurra. Con responsabilidad, tampoco se trata de montar una bacanal.

De los errores es de dónde más se aprende. Y eso NO lo podemos  hacer con nuestra marca personal ¡y mucho menos con la de la empresa! (que nos ganamos a pulso nuestros quince días de ley…)  Pero ese, es el miedo que nos quita nuestra libertad.

Hay que  apostar duro;  jugar todo contra nada.  Es la única manera de lograr nuestros sueños.

Ojo ni mucho menos estoy diciendo que lo que hacemos en nuestras marcas personales no sea relevante ni que no haya que cuidarlas, al revés es lo más importante, pero hay que explorar otros caminos, mejorando así nuestra marca con la EXPERIENCIA, de habenos equivocado. Sí, hay que aprender, compartir, leer, estar informados, y todo eso…

Pero además hay que  enfrentarse a las pruebas de fuego:

“¡Esto no funciona!”

“¡¿Ahora que  hago para arreglarlo?!”

“¡Ya lo he mandado! ¿dónde está el puñetero botón de deshacer?”

“¡Qué horror! ¡Madre mía… la que he liado!

“¡Se van a coscar, es que se ve a leguas, no hay remediooooo!”

Incluso al temido “¡Ahora si, ahora siiii,  que me echan!”

Ya está todo inventado, ahora hay que llevarlo a la práctica. Darle vueltas a la cabeza, intentar buscar soluciones alternativas, arreglar lo que nos hemos cargado.

En las empresas nos piden que “hagamos algo”, dan por hecho que lo tenemos que saber hacer, porque en teoría lo sabemos, pero quizá nunca lo hemos hecho de verdad. Hemos escrito, leído, compartido, pero no lo hemos hecho. Nuestra marca, pasa a segundo plano, ahora importan los objetivos de la empresa.

Y ¿de qué se trata? ¿Qué hacemos para liarla en grande? ¿Cuál es la “solución”?

¡Desmadre total!:

¡Hacer con una Fan Page de algo que os apasione! Meterle caña al máximo. No le pongáis vuestro nombre ni la identifiquéis con vuestra marca, para que podáis ser libres para poner en práctica todos los artículos que escribís y compartís. ¡Y todo lo que se os pase por la cabeza!

Si no tienes tiempo, sácalo de debajo de las piedras si quieres salir adelante. Es posible hacerlo, sólo hay que currar mucho. Pero el caso es que ésta es una profesión de la que te alegras  de decir “estoy currando”.

Lo digo de corazón, lo vais a pasar muy bien, vais a aprender muchísimo, vais a mejorar vuestra marca personal con la experiencia propia y además, vais a tener una fanpage de algo que os guste, además de vuestra marca. Lo vais a poder compartir con gente que lo disfrute y le apasione igual que a vosotros.

Vais a ser los Community Manager de otra marca (la de la fanpage). No es lo mismo crear una marca de CM que hacer el trabajo de un CM, es muy parecido pero no es igual.

Y todo este jaleo, este merequetengue y este sin vivir de marcas ¿por qué?

Porque nos gusta nuestro trabajo. Lo vivimos intensamente. Así que no perdáis el tiempo y empezad cuánto antes a experimentar con una fanpage de lo que os guste, enlazarla a todos lados, difundirla, cargárosla y volved a recuperarla.

¡Os lo vais a pasar pipa, y vuestras marcas personales impolutas!  ;)

Temas: Música, arte, decoración, moda, belleza, motos, perros, frases, viajes, gastronomía, superhéroes, frikadas, humor… ¡hay miles!

email